¿Son mejores las cejas naturales o las tatuadas? Este es un problema al que muchas mujeres se enfrentan. Quizás hayas visto a amigas, vecinas y compañeras de trabajo luciendo siempre unas cejas perfectas, y es perfectamente posible que sea debido a la micropigmentación de ceja. Quizás incluso pienses recurrir al delineado permanente de cejas tú misma, pero no estás segura de ello.

¿Nos dejas ayudarte?

¿Por qué recurrir al tatuado de cejas?

A veces nos resulta imposible dar a nuestras cejas la forma que deseamos. Otras, tendremos calvas imposibles de repoblar gracias a la depilación con pinzas. En casos más trágicos, las cejas han desaparecido debido a la quimioterapia y es necesario recrear su forma.

Para las calvas, la solución más sencilla pasa por usar un lápiz especial para cejas. Sin embargo, en casos más avanzados y extremos, podemos recurrir a la micropigmentación de cejas semi o permanente.

Antes del tratamiento

Tienes que tener en cuenta un par de cosas antes de lanzarte a por el tratamiento. Tienes que buscar un centro de belleza con fama y prestigio, porque no todos los establecimientos que tatúan cejas son recomendables. Tu rostro es lo que causa la primera impresión, y si sufriera algún daño sería una fuente de problemas.

Una vez estés decidida por nuestra clínica, tendrás que decidir junto a nuestro especialista qué tipo de delineado y color de cejas prefieres, algo que dependerá de tu color de cabello y piel.

El tratamiento en sí es sencillo. El tatuador dibujará con un lápiz las cejas según tu fisionomía y tus gustos, para luego desinfectar y pasar a crear el tatuaje con pigmentos naturales.

Este es un tratamiento perfecto para cualquier mujer que quiera definir sus ojos. No obstante, conseguir un efecto natural es prácticamente imposible, por lo que te aconsejamos que no recurras a él por simple moda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *