Las cataratas son una afección que se produce en el cristalino, la lente natural del interior del ojo que permite enfocar los objetos próximos y lejanos. El cristalino se vuelve opaco y pierde su transparencia debido al envejecimiento, y cuando esto ocurre las imágenes se ven nubladas, causándonos pérdida de agudeza visual.

La operación de cataratas consiste en la extracción del cristalino por medio de ultrasonidos y su reemplazo por un implante intraocular artificial gracias a un proceso rápido, indoloro, altamente efectivo y de riesgos casi nulos. Permite recuperar la visión de forma rápida y a menudo mejor que la que teníamos con anteroiridad.

Las lentes intraoculares artificiales están en constante evolución en diseño y materiales, y en la actualidad existen tres tipos.

La elección del tipo de lente intraocular a implantar se debe consensuar entre oftalmólogo y paciente, siempre dependiendo de las expectativas de este último y de su condición física.

La cirugía de cataratas asistida con láser de femtosegundo es una realidad segura, rápida e indolora. El láser se aplica en tres fases de la intervención:

Aunque no se elimine la utilización de los ultrasonidos para la extracción de la catarata, sí que se disminuye su uso, facilitando así una recuperación visual más rápida y cómoda para el paciente. La seguridad y precisión de estas maniobras asistidas por láser es mayor que las manos de cualquier cirujano.

Deja una respuesta