Qué son las cataratas. Sus causas y tratamiento

Que son las cataratas

La aparición de las cataratas se debe a la opacidad que se produce en el cristalino del ojo, causando un problema de visión. En la mayor parte de casos de cataratas, estas se van desarrollando de forma progresiva, de manera lenta, causando al principio muy pocas molestias en nuestros ojos.

Cuando una persona tiene cataratas, su visión se puede asemejar a cuando miramos mediante un cristal que está empañado, haciendo que tareas cotidianas se vean dificultadas, como puede ser leer un libro o conducir nuestro coche.

Una mayor sensibilidad a la luz, mala visión de noche o no ver con nitidez objetos, van a ser los primeros síntomas que se van a manifestar al comienzo de sufrir de cataratas.

¿Por qué salen las cataratas?

Debido a la oxidación que afecta a nuestro cuerpo, el cristalino del ojo se va quedando sin elasticidad y perdiendo poco a poco su capacidad para enfocar objetos (lo que se conoce como presbicia), así como la transparencia (catarata). Es un proceso que se produce poco a poco.

No debemos caer en el error de asociar las cataratas a personas mayores, ya que puede darse al nacer (catarata congénita) o que aparezca por diferentes circunstancias ajenas a la edad como pueden ser: genética, traumatismos, diabetes, suministros de determinados fármacos, etc.  

¿Es posible prevenir la catarata?

Las cataratas no se pueden prevenir, no hay constancia de ninguna metodología que la pueda prevenir, pero sí que se han identificado determinados factores que influyen en la aparición de las cataratas y nos permitirán su diagnóstico de forma temprana

Además del factor edad, diabetes, obesidad, el tabaco, consumo continuado de corticoesteroides, tener la presión arterial alta, permanecer durante tiempo prolongado bajo la luz solar o el consumo de alcohol en altas dosis, aumentan la posibilidad de desarrollo de cataratas. 

¿Cuándo operarse de cataratas?

Si las cataratas se convierten en una molestia en nuestra vida diaria, se debe recurrir a la cirugía para su extracción. El ojo no va a sufrir ningún daño. El proceso consiste en sacar la lente opaca y sustituirla por una lente intraocular transparente artificial que sustituye al cristalino.

Es una cirugía ambulatoria, no siendo necesaria la hospitalización del paciente. Se trata de una operación sencilla aunque como toda operación, tiene sus riesgos, como puede ser una infección. 

Ventajas de la cirugía de cataratas

  • No se inyecta anestesia ni se dan puntos de sutura.
  • El ojo no se tapa tras la operación.
  • No requiere de hospitalización. La operación dura apenas 20 minutos y podrá irse a su casa.
  • Se recuperará de forma rápida y volverá a su vida normal a los pocos días.
  • Postoperatorio corto, dos o tres días a lo sumo.
  • Es posible corregir la miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia que tuviera antes de las cataratas. Esto se consigue mediante la implantación de una lente intraocular. Adiós a las gafas.
  • No importa la edad para poder hacer la operación de cataratas.